domingo, 30 de julio de 2017

Referendos y folclore

Uno de los mayores obstáculos para el avance de nuestras ya tan individualistas sociedades hacia una cada vez más lejana democracia plena o democracia social, que diría Marta Harnecker es que más o menos hábilmente manipulado por los esbirros del totalitarismo financiero tras sus máscaras de fieles defensores de una democracia meramente formal o representativa el pueblo acabe confundiendo su derecho a la participación en la toma de decisiones de los asuntos que le conciernen -la democracia participativa- con una suerte de falsa y alienante democracia limitada al cenagoso territorio de las tradiciones y el folclore emanados de sentimientos catetos anclados en el chovinismo provinciano.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

qué efímeros momentos de libertad popular, sin embargo, en estas catetas celebraciones. Parece que el pueblo fuera protagonista de la historia en esos instantes