martes, 12 de julio de 2016

Tablas


Me miro ―de soslayo
por no hacer un Narciso―
en las aguas tranquilas
del estanque y me veo
a un tiempo tan David
y Goliat y a la par
tan libre de pecado
que me digo “es la hora”
y preparo el guijarro
y lo hondeo con todas
mis fuerzas ―qué jodida
puntería la mía;
ya he roto otra ventana.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

dEBE PERTENECER A TU SERIE DE "PESADILLAS DE UN ARDIENTE VERANO"