sábado, 9 de enero de 2016

El arca


Esta vez no sería un barco, sino un enorme espacio, secreto y con forma de ataúd, excavado en el subsuelo del desierto de Sonora. Allí, los elegidos y, paradójicamente, principales responsables de la catástrofe, terminarían sellando su tan elitista y abyecta como inútil alianza.

(regreso al Pérmico-Triásico)