viernes, 22 de enero de 2016

Andén

Tan grande el mundo
—te digo—, que no alcanzo
a comprender que no haya
lugar y tiempo algunos
en él para nosotros.
El mundo es un pañuelo
—respondes entretanto
agitas desde el último
tren, en señal de adiós
definitivo, el tuyo.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Hay mundos pequeños y grandes, a elegir por cada uno