lunes, 21 de septiembre de 2015

Evocación

De mi boca cerrada
―para que no hagan nido
en su adentro espejismos
de moscas fecundadas
de ensueños― a tus ojos
limosna revelándose
a mi sed con desgana
y cuentagotas, media
un eco mudo de uvas
en sazón que amenazan
con pudrirse en silencio.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Vendimiando amores en otoño