jueves, 3 de septiembre de 2015

El mal ejemplo

Saqueadores de los recursos públicos pidiendo hipócritamente perdón porque los han trincado. Vaya una moda patética. Y cuánto daño a las buenas maneras está haciendo el "lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir". Dónde habrá quedado aquello, aun en el contexto de la falta de ética y la depravación, tan decoroso, de "a lo hecho, pecho".

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Piden perdón por qué: para ver rebajada la condena por buen comportamiento y arrepentimiento; por lavar su imagen; ...¿Han devuelto el dinero?