sábado, 12 de septiembre de 2015

Brote

"Viene otra vez, lo sé, ya lo presiento"...
Marcelo Galliano

Estimas que el amor viene y se aleja 
como aquellas oscuras golondrinas 
de Bécquer o las aguas peregrinas 
del mar, que en su vaivén sin fin, refleja 

de la Luna ese nervio que no ceja 
de alzarlas hasta el borde de las finas 
arenas de las dunas y, en marinas 
fosas, las vuelve a hundir. 
                                          Mas se asemeja, 

más que a la golondrina o los vaivenes 
lunares del océano, a un renuente
virus que, aun dando tregua, está latente

siempre en lo más adentro y, sin dispensas,
cuando, ¡ay!, a plomo caen nuestras defensas,
nos toma con crueldad como rehenes.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Al menos, de entrada, es un virus placentero que da ilusión para vivir