jueves, 10 de septiembre de 2015

El catenaccio


Varios equipos de la élite balompédica europea se disputan a Petra László, la dicharachera y muy marrullera reportera quiebratibias húngara que hace unos días pateara y zancadillease inmisericorde a los refugiados sirios que llegaban a Hungría desde la vecina Serbia. No hay técnico que no la quiera formado parte de su plantilla para, de este modo, reforzar de manera inexpugnable las posiciones defensivas. "Es un crack. Hemos visionado en varias ocasiones el vídeo de su abnegada y contundente defensa de occidente, y es un crack", ha declarado, aunque manifestando su deseo de permanecer en el anonimato, un miembro destacado del equipo técnico de unos de estos afamados y muy potentes equipos rompecueros del Viejo Continente. "Lo mejor que ha dado Europa al fútbol, y casi me atrevería a afirmar que a la cultura universal de todos los tiempos, ha sido el catenaccio. En este deporte, como sucede en todos y cada uno de los aspectos de la vida, carece de importancia el hecho de ofrecer algo bello y agradable para regocijo del aficionado o los seres humanos. Lo único que debe importarnos son los resultados, derrotar a los otros, aplastarlos, hundirlos en la más absoluta de las miserias, el más profundo y asfixiante pozo. Cueste lo que cueste. Y con László como baluarte en el centro de nuestra defensa, no pasaría ni Dios", ha añadido, santiguándose a un tiempo en repetidas ocasiones.

(metáfora)

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Confundió el reportaje con las cruzadas medievales