viernes, 11 de septiembre de 2015

De churros y merinas

Según la separata
cultural de un diario
de amplia tirada, ¡albricias!,
en la España del IVA
cultural por las nubes,
estamos comenzando,
bajo el apelativo
de poemario, a vender
como churros los libros
de individuos ―según
infiero tras un breve
vistazo a alguno de ellos―
que jamás han tenido
ni tendrán  interés
alguno por saber
qué coño es la poesía.
Y así la churrería
cultural perpetúa
la costumbre tan nuestra
de confundir la lana
de churras y merinas.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Parace un recuadro o gacetilla de tu diccionario