viernes, 17 de julio de 2015

Resurrección

Cuando, abriéndose paso a uñas y dientes
desde la fosa en que moraba, advino
aquel al que la curia vaticana
había dado por nombre Hijo del Mal,
tenía el susodicho 33
años de edad y era la imagen
viva de Jesucristo.
¿El resto de la historia?
Bueno,
al poco el populacho
absolvió a Barrabás,
y todos tan contentos)

(Dogma-ficción)

1 comentario:

carlos parejo dijo...

A quién preferís ... Y el pueblo, harto salió de la sala