jueves, 30 de julio de 2015

Carmen (Agustín Casado)

Por gaoneras el mantón
no es ni antigua ni moderna,
que es ella la magia eterna
de la prima y el bordón.

De la cola hasta el tacón
se rompe y desencuaderna.
Ni los brazos ni las piernas;
allí baila el corazón.

Pecado como el jamón
en un viernes de cuaresma,
sabe a vino de tabernas,

borrachera, colocón,
petenera, revolcón…
señores: ¡Carmen Ledesma!

Texto e ilustración: Agustín Casado

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Rítmico poema como exige una bailaora y muy lorquiano amigo Agustín.