viernes, 22 de mayo de 2015

El misterio

El muerto al hoyo ―moi―
y el vivo al bollo ―you are―
y entre ambos la paloma
―esa alimaña etérea y estéril como un ángel
que devoró las migas de pan ácimo
que, idiota, fui dejando en el camino.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Very well, currucucú dover fly free