domingo, 31 de mayo de 2015

De lo ambiguo

Una imagen ―a veces―
vale más. O eso dicen
con palabras que suenan
devaluadas. Ambiguo
es el gesto. Una mano
taciturna que se alza
más allá de los límites
del aullido y el eco,
¿dice adiós? ¿Buenos días?
¿Nos invita a acercarnos?
¿O es un muro con dedos
de ordalía y verdugo?
Los poetas son ciegos
sin sentido que sueñan
con la luz moribunda
de una estrella que, a modo
de epitafio, cincela,
inequívocos, gesto
y su eco en el enigma
que yace en los espejos.

2 comentarios:

Ángel García Riol dijo...

inspirador

carlos parejo dijo...

Refleja el poeta lo que siente, lo que quiere sentir, la realidad o la realidad que desea ver...