viernes, 1 de mayo de 2015

De donantes y vampiros

Hay que comenzar a sopesar la posibilidad de prohibir que los políticos y jueces europeos donen sangre. No sea que los perniciosos vicios que, no los más, pero sí algunos de ellos han ido adquiriendo con el tiempo, pudieran ser contagiosos. Asimismo es preciso, por los mismos y otros motivos que ahora no vienen al caso, poner en marcha mecanismos para evitar que la chupen (la sangre).

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Sus trasfusiones están en la isla Caimán, no de sangre, de euros