miércoles, 18 de febrero de 2015

Lo contingente

Llegaste igual que el rayo,
turbándome, abatiéndome,
encendiendo mis ganas.
Tus ojos me miraban
como a un fruto en sazón
prohibido por los dioses.
Olían a sed tus labios.
Yo me dejé caer
a tus pies, bajo el muérdago.
Y allí quedé pudriéndome,
a merced de los cuervos,
la ausencia, los gusanos.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Idilio campestre inacabado