lunes, 9 de febrero de 2015

Breve tratado de navegación

Suelen ser aquellos que se inhiben de subir a bordo o abandonan el barco cuando la mar está picada o hay calma chicha, los más fervientes aspirantes a tripular la nave cuando soplan vientos favorables.

2 comentarios:

carlos parejo dijo...

Oportunistas al timón, filantrópicos abstenerse

Milena dijo...

Me da mucho "yeyu" de esos que se ven tan capacitados y prepotentes..La nave es como la pareja..jiji...cuando hay que demostrar si se es buen navegante es cuando hay "tempestades"....Hay una frase que dice que ningún mar en calma hizo experto a un marinero.