miércoles, 18 de febrero de 2015

Cetología

La delfina del delfín de Chaves dijo en su día ser roja y decente. Y de una casta de fontaneros. ¿O era de ferroviarios, con tanta metáfora sobre el tren? Y ahora resulta que es de una casta de imputados. Qué tosca y decadente.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

La casta de los políticos tiene varias castas: los imputados, los enriquecidos no imputados, los ricos que no se imputarán y los idealistas