martes, 10 de mayo de 2011

Siete de abril de 2011



A mi más querida amiga,
mi muy querida amiga Eulalia, con cariño,
en su cincuenta cumpleaños.

Siete de abril: hoy cumples los cincuenta.
Después de andar rodando tanto tiempo
llevados por la vida a trompicones:
los cincuenta;
- - - - -- - - - - - - - qué cifra tan redonda,
y próxima a los ocres del otoño,
cercados por las noches alargándose
y el gris que enturbia el alba en la tormenta.
No obstante hoy, yo, mi amiga,
igual que ayer, que siempre,
te miro desde el frío y la distancia,
y sigo viendo en ti, tras de la niebla
que enturbia inmarcesible mi mirada,
la más tibia y fragante primavera.
Siete de abril, cincuenta; y yo que, siempre,
estuve tan reñido con la magia,
y nunca tuve el don de obrar prodigios,
quisiera hoy ser un genio que, aun sin lámpara,
con alma y corazón, como conjuro,
vertidos para ti en este poema,
obrase el prodigioso encantamiento
de dar luz a tus ojos brevemente,
haciendo de esta cifra tan redonda,
al menos un instante, por mi causa,
un número feliz, redondo y mágico.

7 de abril de 2011

4 comentarios:

MaLena Ezcurra dijo...

Eulalia es de aries como yo, mujer de fuego que debe sentirse feliz de recibir un poema tan milagrero.


Va beso.


MaLena.

Oréadas dijo...

Todo un detalle Rafa, que bonito regalo le has hecho con estos versos.
Un besito y feliz cumpleaños a tu amiga.

Milena dijo...

Afortunado el que tiene una amiga así, tan querida !

Precioso ! Felicidades a tu amiga, doblemente: por sus nuevos abriles, por tu amistad!

El Éxodo dijo...

Milena ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Siete de abril de 2011":

Afortunado el que tiene una amiga así, tan querida !

Precioso ! Felicidades a tu amiga, doblemente: por sus nuevos abriles, por tu amistad!