viernes, 6 de mayo de 2011

Seguidilla de Buenos Aires


Eres, flor encendida
tras el océano,
el faro que me guía
en mi desierto.

Y tu fragancia,
sueño y aire venciendo
ahogo y distancia.

3 comentarios:

MaLena Ezcurra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alas dijo...

Tu faro tiene unos ojos preciosos, deben alumbrar sí.

Besos.

VivianS dijo...

Ayy...¡Yo quiero! jaja.
Seriamente, preciosos versos. He visto su blog, sus versos y sus imágenes; un conjunto de musas que inspiran a los poetas locos (como tú mi Rafa)
Besoss