jueves, 31 de enero de 2008

El enigma


Adivina, adivinanza

(En mis versos no hay metáforas,

Sólo escudos, nunca lanzas):


Cuatro letras como flor,

Tiene espinas, sin ser rosa,

Que calcinaron sin sol

Mis ansias de mariposa.


Adivina, adivinanza

(Desconozco las respuestas

A tanta pregunta amarga):


Es celeste su color,

Pero sus reflejos malva

Han vestido mi dolor

De sepultura descalza.


Adivina, adivinanza:

Alma de escudo hecha lanza,

Que, en su pavor al camino,

Como defensa, amenaza.


Adivina, adivinanza:

Un monstruo me hizo su falta.


Ilustración: El enigma sin fin. Salvador Dalí (1938)

Capacidad de síntesis

Me llegó por correo electrónico, asegurándose que se trata de un caso real. No sé si será o no cierto, pero no deja de tener su gracia. Yo, al alumno, lo habría calificado con sobresaliente y lo hubiese encargado de la dirección de un taller literario.

Capacidad de síntesis

Examen en el Colegio Público “García Lorca”, Madrid.

Ejercicio.- Composición literaria que contenga los siguientes temas:

1- Sexo.
2- Monarquía.
3- Religión.
4. Misterio.

Recomendaciones del profesor: Brevedad y concisión.

Respuesta de uno de los alumnos:

“¡SE FOLLARON A LA REINA!, ¡DIOS MÍO!, ¿QUIÉN HABRÁ SIDO?”


Vórtice


Y así,
El tiempo fue una Quimera
Que no encontrara un filósofo
Para consuelo del alma.

El tiempo:
Ni una breve levedad
Entreverada de oscuros…
Mas
¡Qué pesado su paso
Aplastándonos sin huellas!

¿Y esto era, pues,
----------------------------- la vida?

¡Puerca miseria!

miércoles, 30 de enero de 2008

Luna de lobos


Tú eres tu propia impostura;

Limbo,

Fraguándome infiernos,

Ajeno a las aguas negras

Que su sed sacian con huesos.


Fruto de sueño cansado

Eres rescoldo tañendo

Como la loba en la noche

Gime al dolor de sus muertos.


¿Por qué has tenido que ser

Sólo ceniza y silencio?

¿Ya no recuerdas que un ángel

Es salmo que arde en lo eterno?


Fotografía: Bruno Ripoche.

martes, 29 de enero de 2008

El corazón del miedo


Y todo se redujo
A buenos días en tránsito,
A fríos hasta luego, sin encuentro,
Con garras de Quimera,
A pupila cerrada a cal y canto,
A máscaras heridas
Con aliento de ergástula…
El modo más espantoso
De doblegarse al silencio
(Vasto sepulcro de estrellas
En el corazón del miedo).

Inmersión


Buceo en mis adentros
Y naufrago.

(Qué abrupta singladura navegar por la sangre
Que, herida, va muriendo en carne viva).

Fotografía: Chino Zavalia.

lunes, 28 de enero de 2008

Octavilla marchita


Marchitose en mi pecho

La fugaz esperanza

Al tornarse añoranza

De un agónico amor.

Y el aullido cansado

De mi voz sin aliento

Se apago de tormento

Desangrado a dolor.

reo


mirada al rojo vivo en mis pupilas
marcando sus dominios
-------------------------------------- remordiendo
vistiéndome de sombras

me duele como un astro la ceguera
como sol de azufre y fuego en la noche
como sal en la herida.

(me duele y canto
como un degollado)

Fotografía: Zbyszek Kordys.

domingo, 27 de enero de 2008

Impotencia


Por qué esta camisa de fuerzas
si el alma ya se ha rendido.

Anti-ciclón


Ella se viste de desmemoria,
come cenizas;

Ella embosca
las estelas,
rendida a la calma chicha.


Fotografía: Daniel Almeida.

Memoria


Ya apenas recuerdas los nombres

De la desaparecida,


De la jaula que se abría ante ti
Como ala de verdes océanos.

Ya
no te reconoces.

sábado, 26 de enero de 2008

Matices


Siempre te amé

Con el corazón

Y te deseé

Con la cabeza

¡Craso error!


Debería haberte amado

Con la cabeza

Y deseado

Con el sexo.


Así, el corazón

Hubiera estado seguro

Y la cabeza

En su sitio.


El resto

Complacido o no

Eso

Es lo de menos.


Noviembre de 2006

Alma de pareado


Fuiste un poema breve;

Grandioso,

Lleno de luz y de encanto,

Mi vida,

Resumida en ese instante,

Un solo verso como una Odisea,

Mucho más que el Cantar de los cantares,

Las tres musas en una;

Fuiste una mañana de primavera

En el más atroz de los inviernos,

Fuiste, fuiste… no sé,

Fuiste tanto en tan poco;

Fuiste pulmón y vena,

Simiente en cada uno de mis versos…

Fuiste, fuiste…

No sé,

Fuiste un poema breve.

Fotografía: Bona Soetirto.

viernes, 25 de enero de 2008

Duelo blanco


Del sudario de la noche
Se me nace un sueño muerto;
Y en el luto de la aurora
Abro entre lilas su tumba.

(Para tan pequeña muerte
No se hicieron ataúdes).

Enero de 2007

jueves, 24 de enero de 2008

Círculos viciosos


(alfanje)

no me quieres triste


y yo sin tu cariño

no sé que es alegría

Ternura


Hay veces en que pienso
Que este amargo tránsito
Va tocando a su fin,
¡Es ya tanto el cansancio!;
Y me llena de paz presentir la inminencia
Del tierno advenimiento de las sombras.
Pero entonces recuerdo en una lágrima
Los sueños que he dejado en el camino
Y, con toda mi carne en alma viva
-Así suele soñarse-,
Me aferro a un espejismo que se agosta
De otoño en mis pupilas.

miércoles, 23 de enero de 2008

La última esperanza


---------------------…La vida es corta

y aunque las horas son tan largas, una
oscura maravilla nos acecha,
la muerte, ese otro mar, esa otra flecha
que nos libra del sol y de la luna

y del amor”…

Jorge Luis Borges

El tiempo de mis noches sin auroras
Se inunda con tus huellas que, en lo inerte,
Extinguen con sus sombras cegadoras
La espora sin cosecha de mi suerte.

Te he buscado, infeliz, sin encontrarte,
Reclamado el ungüento del olvido,
Suplicado razones para odiarte,
Y tan sólo he logrado, desvaído,
Con dolor, en la ausencia, recordarte
Hasta hacer de mi vida un sinsentido.

Y, herido sobre el filo de las horas,
Espero a que el descanso de la muerte
Me acune con sus alas redentoras,
Librándome del mal de no tenerte.

martes, 22 de enero de 2008

Uno con cincuenta


Francos destellos de sangre violenta

Latiendo de momentos que me irrumpen,

Tan eternos en lo etéreo,

Como el tajante infinito.

Momento tras momento tras momento que relegan

Lo pretérito soñado

Descobijado en la ausencia,

Verso tras verso,

Sobre el papel arrugado

En un par de manos

Vacías,

En la falsa desmemoria de un sudor

Que en el álgida congoja

De mis pesadillas breves

Habita duermevelas sin efugio,

Junto al doliente fracaso

De un amargo café solo

Y un zumo de naranja agriado,

Mudos,

Ciegos,

Desolados,

Tan ciegos y desolados

Como una llaga de hielo.


Todo al módico precio

De un euro con cincuenta.

(Pagaría lo que fuese por poder

Invitarte a un café con leche,

Fría, y con mucho azúcar.

Pero es muy tarde,

Ya lo sabes,

Muy tarde;

No yo,

Y siempre siempre siempre

Lo dijiste,

Y aunque no lo quiero

Y aunque duele

Y aunque muero y me muero y me muero

Debo marcharte).


Noviembre de 2006

Sonetillo de arena


Soy un castillo de arena
henchido de un mar de ausencia
que me anega sin clemencia
con olas de amarga pena.

Mar en silencio, gangrena,
que con brutal estridencia
embate con la carencia
que indolente me condena

a unos ojos sin mirada,
a unos labios sin palabra,
a esta desidia macabra

de estrellas sin alborada
en el torreón vacío
de un firmamento sombrío.
Mayo de 2006

Teoría de vuelo


Cómo pueden vivir pelear reírse
mientras vértigo
danza
vuelo fatal y ciego
vamos por los espacios
por esa extraña noche
dando vueltas
cayendo
dibujando las últimas volutas
de una espiral terrible.

Idea Vilariño

Cada noche, ahíta de alcohol, valium y marihuana, volaba en sueños en pos de sus deseos insatisfechos, ya transmutados en una perversa obsesión construida con la materia pesada de una opacidad fuliginosa. Y cada mañana, al aterrizar con sus alas henchidas de carencia, aumentaba su convencimiento en la inutilidad del tiempo, ese tiempo vacío atiborrado de dolor que pensaba terminaría por perderse sin sentido en el silencio, en la oscuridad más absoluta, en el olvido, ni siquiera en el olvido que, para ella, era otra trampa urdida por el tiempo inexistente… en la nada.

Aquella noche de grillos y polvo sahariano un cansancio abrupto, incapaz de acomodarse en el territorio de los sueños, le impidió salir a volar por primera vez después de un largo tiempo. Un tiempo que ya pensaba que nunca había transcurrido, que formaba parte de la farsa en la que estaba inmersa sin ser protagonista, figurante, clac, espectador ni decorado. Aún en el incipiente crepúsculo, con el parco frescor, tan efímero, y un tímido rocío, se sintió ligera, abrió la ventana y alzó el vuelo hacia un abismo de rojo sobre gris oscureciendo. Nunca pudo comprobar si su teoría era o no cierta. Ni si, para tratar de deshacer la angustia y el dolor, merecía la pena vencer al miedo a volar a oscuras en la vigilia.
Abril de 2006

lunes, 21 de enero de 2008

Pozo



Noche sin neón ni luna:
alzas la mirada al cielo
ávido por renacer
al destello de una estrella.

Zozobra:
quizá esté muerta
pese al póstumo fulgor.

Aliento:
ha parido el firmamento
otra luz tras el recodo.

Esencia:
caer, ascenso, descenso
subir
hacia el abismo.

Táctica:
no te resignes al fondo
cada nuevo anochecer
siempre
es un presagio de estrellas
simiente en la boca del pozo.

Sólo
alza la mirada al cielo
y ten las garras dispuestas.
Julio de 2006

Tribu


Trece años después de decretarse la abolición de la discrepancia, una pequeña y desconocida tribu fue descubierta aislada en los restos que aún quedaban de la casi extinta selva amazónica, uno de los lugares aún, a pesar de su exigua superficie, más recónditos e ignotos del planeta. Aunque bien pronto fueron descubiertos los sencillos fundamentos de su lenguaje, jamás fue posible comunicarse con aquellos seres que parecían recién llegados desde otro mundo. Nadie nunca logró traducir la esencia de su pensamiento.
Febrero de 2007

domingo, 20 de enero de 2008

Tratado de cardiología


Aquella mujer padecía una patología sumamente singular, el único caso conocido hasta la fecha: había sufrido tantos desengaños, que había terminado llevando su corazón en un puño. Por tal motivo, no había uno solo de los más afamados cardiólogos que no estuviese interesado en conocerla más de cerca. Pero ninguno logró encontrar el modo de que abriese su mano cerrada. Ella sólo necesitaba a otro cardiópata que se atreviese a penetrar en su puño con el corazón en la mano.

Enero de 2007

Afrenta


¿Has visto esas hormigas?

No tienen pasado, no tienen futuro, nacieron muertas…

Y resulta francamente gratuito

Aplastarlas con alevosía sobre el asfalto

Casi ignorando su insignificancia.

viernes, 18 de enero de 2008

Simiente yerma


Y un día al fin comprendes
Que el pasado está muerto.
No me estoy refiriendo
A perder la esperanza
Cuando ya fue enterrada
Hace siglos de espanto;
Hablo de ver los huesos de las horas perdidas
Calcinados a un sol gélido y negro
Sobre el polvo de un ala.
Es justo en ese instante
Cuando, de espaldas a las alboradas,
Se comienza a gestar otra simiente,
Quizás de primavera,
Breve excepción en los hielos perpetuos,
O de negros eclipses;
Sólo el paso del tiempo
Puede desentrañar tales arcanos
Y ver germinar cizaña de invierno
O a una delicada flor de un día
Que no se reconoce en los espejos.

jueves, 17 de enero de 2008

La mirada en el espejo

A través del espejo, cada mañana, el hombre de los ojos tristes me miraba desde la esquina opuesta de la barra del bar. Sin verme, con la mirada perdida. Al fondo del aparente sosiego de sus ojos verde oscuros se podía intuir una tempestad sin descanso, tal vez la inminencia de un naufragio. Me recordaba, sin saber exactamente a quién, a alguien muy familiar, aunque nunca llegué a conocer a nadie que pareciese albergar en su interior tanta amargura.

Soy una mujer a la que le impresiona mucho la tristeza ajena, y, en más de una ocasión, tuve tentaciones de acercarme a él para tratar de compartir su angustia, para ver si podía hacer algo que lo ayudase a comenzar a enderezar el rumbo que se le adivinaba perdido. Pero la turbidez pegajosa que flotaba a su alrededor siempre me mantuvo en mi sitio. O fuera de él, quién sabe.

Una mañana no volvió. Ni a la siguiente. Y entonces lo recordé cuando era otro, con otra mirada. Cuando aún no se había perdido. Cuando aún no me había perdido.

La mujer de los ojos tristes me mira, cada mañana, desde el fondo del espejo que hay tras la barra del bar. Tras su mirada perdida se adivina el espanto.


Febrero de 2007

martes, 15 de enero de 2008

Eco


“Desde lejos
viene a azotarme el rostro tu silencio.”
Maruja Vieira

Desde el fondo del silencio
Este amargo silencio
De aire sin pulmones
Palabras amputadas
Y lengua seca
A veces
Inevitable
Sube el espectro de un grito.

Un estruendo indescifrable
De vértigo en el abismo
Que turbio en su laberinto
Viene a suplicar clemencia.

Y abonando la nostalgia
Con marañas de mazmorra
El eco de tu silencio
Me lo devuelve vacío.


Septiembre de 2006

Fotografía: Jenny Hands.

Oración


Ángel sin brillo
A ti tiendo mis alas
Que trémulas suplican
Ser redimidas.

lunes, 14 de enero de 2008

Muerte en el olvido (un poema de Ángel González)


Yo sé que existo

porque tú me imaginas.

Soy alto porque tú me crees

alto, y limpio porque tú me miras

con buenos ojos,

con mirada limpia.

Tu pensamiento me hace

inteligente, y en tu sencilla

ternura, yo soy también sencillo

y bondadoso.

Pero si tú me olvidas

quedaré muerto sin que nadie

lo sepa. Verán viva

mi carne, pero será otro hombre

—oscuro, torpe, malo— el que la habita...

Oh Luzbel, dame fuerzas


Mi mente, toda emoción sin encanto, se me ha roto en incontables pedazos. Me cuesta hilar ideas, urdir mensajes ya sin destino; me agoto en los arcanos del lenguaje y en el alma infinita de los números. No es que todo ya fuese dicho, es que no hubo nunca nada que gritar o susurrar, si acaso un quejido sin tímpanos. Es el corazón de los sinsentidos –mi corazón negro-. Yo ya no escribo para nadie, ni para mi mismo, me devoro en mis poemas. Me muero, me muero, me estoy muriendo. Puede el ansiado descanso tardar varios siglos o llegar en tan sólo un instante. Tictac. Aún sigo aquí, pero me sigo muriendo. ¡Cómo duele el morir lentamente de una vida desangrada en el pasado! ¡Cómo, con los ojos ciegos, con las manos rotas, con la voz gastada, sin el manto inequívoco de la música o de un suspiro celeste! Oh daga infame, yo te convoco a venir a contemplar el horror de mi agonía, a beber el veneno del instante de mi muerte. Oh Luzbel, llévame en cuerpo y alma a cambio sólo de un dolor distinto, que no puedo más con tanto hielo.

Sentencia en las rocas



A la espera de caricias de mar
Que, sin rencor, lo balsamen de olvido,
He dibujado, con sangre en la arena,
El desconsuelo que habita en mi aliento;
No cabe culpa posible en las olas,
Pero fue, sin piedad, el vasto piélago,
Quien hirió con su sal y su espuma a las rocas,
Marcándoles a fuego cual cinceles
Infiernos sin efugio que cabalgan
Juzgando a la inocencia del crepúsculo
-Dura sentencia que, al alba, devora
Su luz al horizonte-
.
Este dolor del alma
Lo he dibujado con sangre en la arena,
Pero mar viento aurora sol y cielo
Se visten del color de la entelequia
Anclándome a mi espanto sin mareas.

Fotografía: Sebastian Schmidt.

domingo, 13 de enero de 2008

En el vacío

. . . - - - . . .

El lugar en el que habitas


Tienes razón,

Tú no eres más

Que un pedazo caduco de mi vida

Que habría de dejar en el camino

Para alcanzar a salir de la ciénaga

De mis latidos muertos;

Nada importa dejar la voz o un ala

Prendidas con la sangre a los espinos,

No es un precio tan alto

Por seguir adelante,

Por reptar

En este desmembrarse lentamente,

En este dejarse sueños y piel

Entre relojes sin savia y vacíos;

Al cabo la vida no es más que lepra

Una lepra

Sutil y silenciosa

Que nos va descarnando hasta dejar

Desnuda el alma

Frente a las dentelladas amarillas

Del vasto sin mañana.

Tienes razón

Debería arrancarte sin dudarlo

Del libro de las horas nunca escritas,

Queda mucha eternidad por delante

Para el sintiempo,

Para las tinieblas,

Para el veneno de la desmemoria.

Tienes razón,

Debería arrancarte igual que tú

Me has arrancado

Mordiendo a uñas y dientes tus anhelos;

Y ahí sigues,

Gobernando tus huellas.

Tienes razón,

Me lo dice mi sangre a voz en grito,

Al sentir tan crecidas tus raíces

Quebrándome sin tregua en mil pedazos

El corazón.

sábado, 12 de enero de 2008

Tiempo de Recreo. El resultado de un sueño.

Tiempo de Recreo, un libro que recoge los textos poéticos o en prosa de un buen número de amigos que se conocieron en el portal literario de El Recreo, ya es una realidad, ya está publicado y disponible en ese mismo portal.

Tiempo de Recreo es el resultado de un sueño, del mismo sueño que tuvieron unas 3 decenas de personas y que se decidieron a hacer realidad. Entre todos fue posible, pero, en especial, es de agradecer la labor de Enrique M. Camba, Ignacio González de los Reyes-Gavilan, Rosa Ribas, Rakel Archer, José Samper, José Tena, Cristina Soler y Julio Fernández Peláez. Muchas gracias a todos ellos y al resto de compañeros participantes en la gestación de esta criatura. Muchas gracias y enhorabuena por demostrar que los sueños pueden hacerse realidad a base de perseverancia e ilusión.

Os dejo el texto de la contraportada, que es de la compañera Lola Marinè:

El libro que tienes en tus manos no es como los demás, es el libro que pudo no haber sido, es el resultado espontaneo de un sueño, de la ilusión de unos cuantos creadores que se encontraron, a través del espacio virtual, en un lugar llamado “El Recreo”, un titulo preñado de nostalgia que sugiere entretenimiento, ocio, amistad, un rincón para compartir sueños e ilusiones, que alguien, aficionado a la lectura y a las nuevas tecnologías, tuvo la idea de pergeñar un buen día para que fuera punto de encuentro entre lectores y escritores de todo el mundo. Poco a poco, ese lugar inexistente fue llenándose de nombres ficticios que compartían generosamente sus relatos y sus poemas sin otro ánimo que el del puro placer de hilvanar palabras y regalarlas.

“Tiempo de recreo” es la materialización de esa amalgama de bits tras la que se oculta el calor y la voluntad de personas reales que vienen a demostrar que la tecnología no solo no acabará nunca con la familiar calidez del papel impreso sino que ambos pueden caminar de la mano y crear algo tan hermoso como esta obra coral.

minúsculas


a l. r.


las cosas más grandes

- - - - -cuando digo cosas

- - - - digo emociones

- - - - digo personas

- - - - digo tu nombre

- - - - por no decir tú-

mejor

en minúsculas


así las fingimos

- - - - - - - - - - - - abarcables

más próximas

más nuestras


aunque duelan los dedos

aunque se queje el lápiz

aunque gima una estrella

aunque sólo sea un sueño


que nunca


que no es será



- - - - - - - - - - - - (siempre esperaré a pesar

- - - - - - - - - - - - el refulgir insospechado

- - - - - - - - - - - - que rebusco en mi firmamento)


Diciembre de 2005

viernes, 11 de enero de 2008

Preludio



Bajo tierra los besos no esperados,
ese silencio que es carbón, no llama.
Vicente Aleixandre

En lo oscuro más profundo de la noche
Cuando, henchidos mis sueños de tristeza,
Abandono el sinsabor de la consciencia
-Rendido al fin-,
!Qué dulce muerte!

Febrero de 2007

Imagen: M.C. Escher


jueves, 10 de enero de 2008

Cuando tú lo quieras


A la lila celeste

La paz,

Avis in terris,

Tan rara,

Nunca podrá germinar

De una simiente de olvidos

-Falaz semilla en que brotan

Sólo latidos vacíos-.

Quédate en tu guerra fría

Mientras que yo reivindico

-Muriendo, ardiendo, sangrando-

Recordarte a cada instante

En mi sepulcro, rendido;

Que si mi sino es la guerra

De una esperanza vencida

Que la herida sea caliente

Antes que escarcha sin vida.

(Sabes bien que las heridas

Nunca sanan con el tiempo

Si el afecto es reprimido)

La paz…

Aquí la tienes,

En mis brazos esperando.


(Si tú


Quieres


Cuando quieras)

Humano, demasiado humano



A Milena


L’enfer, c’est l’attente sans espoir.
André Giroux


Cuando alguien muy querido
Se nos aleja, perdiéndosenos,
Nos volvemos

¡Tan humanos!
(Trata la esencia del ser,
Siempre en vano, de entender
Los porqués de su dolor.)


Febrero de 2007

miércoles, 9 de enero de 2008

Anti-poética, o del mar sin orillas


Cuando, en las aguas que irremediablemente fluyen hacia su estéril desembocadura en el mar de la Entropía, se agota el último vestigio de inútil pensamiento degradándose en sentimiento putrefacto y sin sentido, emerge con aliento de abismo el no-poeta. Y entonces todo es caos, caos que declina hacia el caos, confusión, puro espanto –la emoción más sublime, más genuina, más impura, menos dúctil-. El no-poeta no canta, no tiene lengua, le falta el aire, y, cargados de evanescencia, se encumbran desde sus manos, contradictorios, versos como simas, versos-veleta en la tiniebla que, arrastrados exánimes por las zarpas sin aire de mil vientos, se dirigen hacia el sin-rumbo. Todo es caos. En las entrañas vacías del no-poeta todo sucede por oposición, y cualquier emoción es inmediatamente abismada por su contraria –a modo de implosión-, de manera que todo es nada o nada es, y así hasta el postrer confín del infinito. Sería difícil, en este territorio de sombras, encontrar un ejemplo adecuado que iluminase los arcanos donde yace sumido el significado primigenio del ser –o de la entelequia y el pretexto- como no poeta, o, simplemente, como cenizas inimaginables. Por poner algún ejemplo que nada explique, ejemplo que por otra parte en ningún caso se podría considerar paradigmático, aunque, sin duda, tal vez resulte el más adecuado por ser el que quizá me quede más lejos, se podría decir que yo hoy creo en dios sin ningún tipo de incertidumbre, pero ayer tampoco. Una última cosa: el no-poeta nunca miente, pero tampoco dice la verdad, porque la desconoce.

La mirada ajena


Quedaron atrapadas mis pupilas
Detrás de una ventana.
Yo, fuera,
Carcomido de intemperie,
Y, dentro, mi mirada
Ciega,
Buscando una absurda Quimera
En los ojos de piedra de Medusa.

26 de enero, día de acción contra el asedio de Gaza


Crear la esperanza es una forma de resistencia contra la ocupación y es un acto político de denuncia al ocupante que impide la llegada de juguetes y los derechos más básicos de los niños y niñas de Gaza.

La Asociación Al-Quds considera que la ocupación de Palestina por parte de Israel es una cuestión que hay que afrontar con un riguroso trabajo político y de sensibilización, que haga frente al silencio y complicidad de la comunidad internacional frente a este crimen. Es por ello que la mayor parte de nuestro trabajo y tiempo lo dedicamos a la constante denuncia de la impunidad con la que Israel comete sus crímenes. En nuestras visitas a Gaza, sin embargo, vemos que la población que vive bajo una cruel ocupación y un permanente asedio sufre cada vez más carencias. El sufrimiento de los niños, víctimas inocentes donde las haya es un clamor al que no podemos seguir impasibles.

El 26 de enero se ha declarado día de acción contra la ocupación de Palestina y especialmente contra el asedio en Gaza. Decenas de organizaciones internacionales e israelíes intentarán hacer entrar un cargamento de ayuda humanitaria. En este marco haremos llegar de forma segura juguetes y material escolar para los campamentos infantiles de Canaàn en Gaza. Para que no se repita la imagen de aulas vacías y sin material escolar ni juguetes con los que puedan jugar los niños y las niñas de Gaza a los que la Asociación Canaán pretende sustraer de la violencia cotidiana.

Para ello enviamos

- Juguetes educativos (30€), peluches (10€),
- cochecitos y vehículos (5€),
- marionetas (10€),
- lápices de colores (10€),
- paquete papel de seda 10 colores (5€).

En la Gaza asediada, el envío de juguetes no acaba con la ocupación, pero mejora la vida de los niños y les ayuda a sonreír.

Ayúdanos a enviar estos juguetes a los campamentos infantiles de Canaàn en Gaza. Y ayúdanos a que esta imagen no se repita. Crear la esperanza es una forma de resistencia contra la cruel ocupación y es un acto político de denuncia al ocupante que impide la llegada de juguetes y los derechos más básicos de los niños y niñas de Gaza.

Cuentas corrientes de la Asociación Al-Quds:

Caja de Ahorros El Monte

2098 0138 13 0132001817

UNICAJA

2103 3037 81 0030003069

La Caixa

2100 3749 71 2200038690

Además, nos sumaremos con diversas actividades en la calle para denunciar la ocupación Palestina y el asedio a Gaza.

martes, 8 de enero de 2008

Espantapájaros


A l.r.

Hay algunas ocasiones
en las que un pequeño anhelo
-un anhelo tembloroso
como un pájaro sin nido
que, sin vuelo y desvalido,
se halla aterido de invierno-
se alza al aire insospechado
y nos llena de calor
desde el alféizar del alma.

Hay algunas ocasiones
en las que un pequeño gesto,
generoso e imprevisto,
nos devuelve un pedacito
del puzzlé de la esperanza
que en la bruma se ha perdido.
Y a ese trozo requebrado
de sus alas sin aliento
vuelve la ilusión del vuelo.

Y por un momento entonces,
tras ese mágico gesto
íntimo, claro y sencillo,
el azul del horizonte
recupera su sentido.

Enero de 2007

lunes, 7 de enero de 2008

¿Por qué deconstruir el amor?


Al Consejo General del Poder Judicial


¿Por qué se casan un hombre y una mujer?

Porque se quieren

Por intereses, a veces

Creados, sin crédito, obligados, prestados, de Estado.


¿Por qué no dos mujeres?

Si se necesitan

Si bajo las estrellas o techo de escayola duermen abrazadas

Entrelazando cuerpos y almas

Cuerpo y alma

Para no estar solas.


¿Por qué no un hermano y una hermana?

Si su amor fraterno fertilizó territorios de nuevos sentimientos

Haciendo germinar el deseo como un candoroso clavel

Si son incapaces de dejar de mirarse el uno en el otro

Si sólo son felices en su arrullo enamorado.


¿Por qué no una mujer y dos hombres?

Si son capaces de reír

De llorar juntos

De ser amigos, cómplices, camaradas, en un mundo de conspiración y zancadillas

Si gozan

Si encuentran un poco de felicidad en su múltiple conjunción copulativa.


¿Por qué los diseñadores de culpas se afanan

En construir pecados de artificio con la madera noble del cariño?

Carcomiéndola.


¿Por qué se casan un hombre y una mujer?

Si se quieren

¿Por qué han de establecer un contrato sobre el aval del sentimiento?

Devaluándolo

Pagando el primer tributo de su unión civil a los chantajistas insaciables del consumo

¿Por qué han de adornar su compromiso con los oropeles fatuos de religiones

Que han sepultado bajo el lujo y privilegio de los altares el más grande y bello Mandamiento?

El AMOR.


¿Por qué un hombre y una mujer?

¿Por qué dos, tres, diez seres humanos?

Porque se quieren

Sin intereses

Sin culpas

Sin compromisos ni obligaciones

Más allá

De su amor

Sin más.


Este texto lo escribí, creo que allá por el año 2005, a raíz de unas desafortunadas declaraciones de un miembro del CGPJ –de cuyo nombre no puedo acordarme; esto es falta de memoria y no lo de Cervantes- en las que, con argumentos más propios de antiguos inquisidores que de la imparcialidad e inteligencia que debería siempre mostrar un alto magistrado, se oponía al matrimonio entre personas de un mismo sexo. De ahí, la dedicatoria.


Fotografía: Sergey Bizjaev.

IPCC: Ultimátum


Canta en enero
la precoz primavera.
Germen de infiernos.

Fotografía: Sandstorm.

De la maldita ineficacia de algunos herbicidas


En justa correspondencia

a su atenta cortesía

habré de decir, sincero,

que tuve mejores días.


Mas no quiero preocuparla

-Que tremenda bobería

cuando usted siente por mí

poco más que indiferencia-:


A pesar de los pesares

No habré de quedarme en ésta,

ya sabe aquello que dicen

que no muere mala hierba.


(De las náuseas del jardín

sólo brota la maleza).


Enero de 2007


Fotografía: Oana Cambrea Cutteroz

domingo, 6 de enero de 2008

Plegaria


Ave ser migratoria

Y escapar de este invierno

Que me clava en los ojos

La feraz primavera.


(Mis mejores poemas

Se pudren en las yemas de mis dedos).


Fotografía: Alexander Rzonca.

sábado, 5 de enero de 2008

Astillas


Edificó la esperanza

Sin nada,

Con sólo sus manos vacías

Y sueños como auroras estallando;

La alzó sobre el asfalto

A costa de su sangre, de sus noches,

De su aliento mudándose en arena,

Del compás de un ensueño sin bitácora

Amenazado de arritmia y rüina.

Y se alumbraron jardines de rosas,

Blanquísimas como la nieve,

Ansiosas por verse encarnadas

Entre amapolas de un rojo crepúsculo.

Pero vino un viento, como gangrena,

Carcomiendo el latido al pétalo,

Y sobre el páramo yermo y sin hálito

Sólo quedó la espina.

Fotografía: Olav Murillo.

viernes, 4 de enero de 2008

El pozo de los deseos


A Malena

Ya no alcanzaba a recordar el instante en el que dejó de creer en la magia, incluso no estaba segura de haberla tenido alguna vez entre sus creencias, pero, cuando le hablaron de aquel viejo roble en torno al cual se convocaban cada noche las hadas, no lo dudo un instante; al fin y al cabo estaba convencida de haber agotado ya todas sus opciones. Y, desnuda, se internó en el bosque a tratar de encontrarlo. Y así anduvo vagando durante siglos por los sombríos pasadizos del laberinto de su tristeza.


* * *


- Sé bienvenida –le dijo un hada de alas celestes al verla llegar-, son pocos los que tienen la fe suficiente para llegar hasta aquí, así que, como recompensa a tu perseverancia, te voy a conceder tres deseos. Pide lo que quieras.


- ¿Tres deseos? –respondió, incrédula y perpleja, mientras se frotaba los ojos para asegurarse de que no se trataba de un sueño-, tres deseos nunca serían suficientes, así que sólo te pediré uno, espero que puedas concedérmelo. Quisiera poder dejar de desear para siempre.


El hada, entonces, conmovida ante el gélido y oscuro pozo que pudo vislumbrar tras su profundo desaliento, agitó dulcemente su refulgente varita mágica e hizo que le creciesen dos grandes alas verdes en la espalda.


- Desde hoy te llamarás Esperanza –le dijo, mientras la invitaba a alzar el vuelo.


Cuando el cero tiende al infinito


Tú eres la voz

Que maneja las riendas.

Me desbocas a tu antojo y después

Devoras mi galope,

Desclavas tus espuelas,

Huyendo de la escarcha de mis crines,

Robándome la senda y el aliento.


Subes y bajas cual turbia marea

-------------------------------------------------- Sepultando

Las huellas de los números,

La irrefutable perfección del cero

Y el calor de las líneas tangentes,

Cuajándome de aristas como gotas de lluvia.


Quiero gritar mil estelas que sangran,

Mas ¿cómo he de nombrar

Aquello que no existe?


(Ya sólo un nombre.

Ya sólo un nombre y el arduo silencio)