sábado, 7 de enero de 2017

Demasiado humanos


Entendemos nuestra capacidad para razonar como el carácter que nos hace únicos y superiores y viene a distinguirnos del resto de los seres vivos. Pero esto podría no ser del todo cierto. Porque, a poco que escarbamos en nuestra desproporcionada prepotencia, descubrimos que no somos más que desvalidos e insignificantes animalillos impregnados hasta el tuétano por lo absurdo. Animales que sueñan con lo imposible; que tienden a amar con más vehemencia y a tener más presentes que cualesquiera otras cosas a aquellos que de un modo u otro se ausentaron de sus vidas. Ah, la sempiterna y siempre disparatada y dolorosa nostalgia. Nos autoproclamamos racionales. Pero quizás sean nuestras irracionalidades las que nos hacen humanos.

2 comentarios:

Milena dijo...

Es nuestra fragilidad lo que nos humaniza

El Éxodo dijo...

Así es. Feliz año, Milena.