lunes, 2 de enero de 2017

Crónicas del Régimen (21)


El que haya tanto necio orgulloso de ser español, dando crédito a las injustificables críticas perpetradas por un hatajo de neofascistas descerebrados contra las medidas puestas en marcha por Carmena para tratar de mitigar los altos niveles de contaminación, y sus tan nocivas consecuencias sobre la salud pública, que padecen estos días los madrileños, es un síntoma irrefutable de que Esperpentaña no tiene más solución que el impacto de un meteorito del tamaño del cinismo y la desvergüenza de los unos y la estulticia sin parangón posible de los otros.