sábado, 21 de enero de 2017

Bodrio-poema de amargura


Y vendrán a decirnos,
no ha de tardar ya mucho,
desde su fe impostada los chamanes de siempre,
que este planeta azul, esta minúscula
gota de aguas salobres y arrabal
viajando a la deriva en el vacío,
es tierra plana y centro
de todo y sed y páramo de lágrimas,
preámbulo gris e insípido
del más allá, el paraíso, la tierra prometida.
Y nos lo tragaremos, que no es bueno
discrepar, como rueda
de molino o aceite de ricino,
sonrientes y sin queja
y sin tener arrestos,
como no tuvo aquel
por más que la leyenda,
de entre dientes decir "eppur si muove".