lunes, 20 de abril de 2015

Poética

Como Eco sin memoria
tropiezo en tus llamados
vez tras vez y de bruces
caigo a plomo y me rompo
la esperanza y la boca.
Y es mi agónica voz
ruego ferviente a Némesis
para que los estanques
se sequen a tu paso
y nunca en tu camino
te encuentres frente a frente
con la luz de un espejo.