jueves, 16 de abril de 2015

Lo evidente

Ardiendo en mí, abrasándome
cuando, fiero, al ocaso,
se despoja el abismo
de su disfraz celeste.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

El ocaso del hombre, efectivamente, no suele ser de un celeste resplandeciente, sino que tira a oscuro