domingo, 19 de abril de 2015

Dedicatoria

A…

¿Qué te pude haber dicho
que anhelase decir
y que tú tolerases
a la par escuchar?

Nada.

Porque ya nada queda
que te pueda ofrecer
y aceptes de buen grado,
excepto esta costumbre
inocua que renuevo
de año en año, este rito
sin razón, y el silencio.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Siempre es posible reinventar una relación, poniendo la cara b del disco