domingo, 27 de octubre de 2013

Tormenta


"Que me fulmine un rayo si en todo este tiempo ha habido un sólo día en que no te haya echado de menos" -le dijo mientras se desataba la tormenta. Y era cierto. Pero un rayo cayó, fulminándolos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Los rayos no entienden de amores fieles

Erato dijo...

Tienes mucho de Egea,compañero.
Abrazo

VivianS dijo...

Me encantó el remate, mejor no digo (ni juro) nada. Ji.
Besos.