lunes, 22 de agosto de 2016

Poema cuántico

“Para ver el mundo en un grano de arena, 
Y el Cielo en una flor silvestre, 

Abarca el infinito en la palma de tu mano 

Y la eternidad en una hora.”

William Blake

Usted y yo no somos
en el espacio-tiempo
más que unos decimales
efímeros y aislados
al final de una serie
infinita de ceros
a la izquierda. Y, no obstante,
rara vez al cruzar
nuestros pasos, al fondo
del bolsillo, dejamos
de palpar el revólver.

2 comentarios:

carlos parejo dijo...

Muy optimista visión del hombre es un lobo para el hombre

mailconraul dijo...

Un duelo reconfortante entre tantos ceros a la izquierda... ¡Si además de no ser nada no servimos para un western, pobre universo!