jueves, 23 de junio de 2016

La playa


Me desnudas usando
la guadaña panóptica
del silencio. Me oculto
debajo del cadáver
de mis palabras huérfanas.
Todo es inútil. Frío.
Hace un frío de todos
los demonios. Me siento
como Eva renegando
de la sierpe y cautivo
su cuerpo de manzana
sin piel en un sudario
de exilio y patriarcado,
en tanto es asaltada
por el sueño a destiempo
de mudarse en Lilith.

Ilustración: John Collier

1 comentario:

carlos parejo dijo...

El frío lo sueles asociar e Eva y el Paraíso Terrenal, a pesar de lo florido que estaba, y el Desierto y lo seco a la soledad y lo masculino (¿?) Habrá que preguntar a un psicoanalista por qué