miércoles, 29 de junio de 2016

Fundido en negro


a Francis "Bud"

Ha muerto Bud Spencer. Qué poeta
de la hostia y el mamporro. Vaya manos
de pianista, terror de los villanos
de cine más que "B", de clase "Z".

Qué filósofo, Bud, de la chuleta,
qué Salomón que, a golpes sobrehumanos,
hizo justicia a tirios y troyanos,
supremo juez del gag y la claqueta.

Por todo ello no es raro que, a la muerte
de este hombre artista, justo, sabio y fuerte,
abunden condolencias de la flor

y nata del precepto y la cultura,
y entre ellas, cómo no, genio y figura,
de algún que otro poeta picaflor.

2 comentarios:

mailconraul dijo...

Necesitamos a alguien con ese carisma que reparta hostias por el congreso... Aunque, seguramente, merecemos el mal de todos los diputados "picaflores" y "picapleitos".

carlos parejo dijo...

El hombre debió soñar sus últimos días en lo fuertote que estaba ante las cámaras, era como el rambo italiano