jueves, 9 de junio de 2016

El triceratops


Cuando despertó, el dinosaurio...

-¡Joder, Pepa! ¡Otra vez le has puesto el lacito rosa a Triceratops! !Sabiendo, como sabes, lo que el pobre se deprime con estas cosas!

(Disgusto Monterrosso)

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Hasta las bestias más redomadas y los canis más recalcitrantes sucumben a la coquetería