jueves, 13 de agosto de 2015

Despertaba cada noche aterrorizado, profiriendo alaridos, sin aliento, como si hubiese sufrido la peor de las pesadillas. Pero no recordaba haber soñado nada.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Las pesadillas se desvanecen destronado el reino de los sueños