domingo, 9 de agosto de 2015

Cuestión de fe

(Opus Dei)
"Y tú eras en el pozo májico el destino
de todos los destinos de la sensualidad hermosa"...

(Juan Ramón Jiménez)
Visto lo que nos narra
el Antiguo Testamento
—las 10 plagas de Egipto,
el diluvio, la lluvia
letal de azufre y fuego
que calcinó Sodoma,
y otras barrabasadas
que sin clemencia alguna
perpetrase Iahveh—
y contemplado a un tiempo
el mundo de ahora y siempre
—sus innúmeras plagas,
la intolerancia, el hambre,
la miseria, Hiroshima
y Nagasaki, etcétera—
no es fácil mantener
la fe en que dios no existe.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Los hombres destruyense entre sí y al planeta. Pero si Dios existe no es la ONU ni una superpotencia, sino algo más