domingo, 14 de septiembre de 2014

Tenía aquel hombre...

Tenía aquel hombre más
de dos dedos de frente.
Pero eran corazones. 

2 comentarios:

carlos parejo dijo...

extraña foto para misterioso texto

Darilea dijo...

Cuando el latido surge de la caricia,
los dedos no piensan. :) Besitos Rafa