martes, 2 de septiembre de 2014

En la ciudad escaparate...

en la ciudad escaparate
donde nunca amanece
y avenidas fachadas y hasta el último
rincón se hallan tiznados
por un sudario o pátina
de pulcritud sin mácula
no cabe el corazón de los que sufren
de ostracismo y miseria
ni las pasiones públicas
de cónyuges o adúlteros

en la ciudad escaparate
el aire es inodoro y el firmamento insípido
pero a poco que se ahonda
escarbando en la asepsia que embadurna el asfalto
emerge desde el fondo de las cloacas
un hedor nauseabundo a prostíbulo y morgue

y en las contadas ocasiones
en las que falla el suministro eléctrico
y el resplandor proscrito de la luna
ocupa el territorio donde impera
higiénica la luz de los neones
se deshacen las máscaras que ocultan
el rostro impersonal de los comparsas
y la comedia bufa del mercado sin tacha
se muda en estantigua
inalienable y trágica

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Me encanta la frase del resplandor proscrito de la luna. Bello poema