viernes, 19 de septiembre de 2014

De lo absurdo

más allá de la vida
—este turbión precario
de fatiga y sollozos
ululando en lo oscuro
preñado de mordazas—
no existe la palabra

entonces para qué por qué el poema

por nada para nada

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Igual te leeran cuando ya no estés aquí