domingo, 28 de septiembre de 2014

Limerick

Era un señor que se miró a un espejo
y, viendo sólo huesos y pellejo,
se dio tal atracón
de panceta y morcón,
que estalló y no quedó de él ni el reflejo.

2 comentarios:

maduixeta dijo...

Esto se llama canviar de imagen o mejor peder la imagen.

feliz domingo

carlos parejo dijo...

Glotón que era el señor, y del espejo fue rompedor. poema moraleja