sábado, 8 de septiembre de 2012

Shock anafiláctico


Cuando la hermosa reina malvada y narcisista dio a morder la manzana a Blancanieves, sabía sin duda alguna que nadie encontraría la más remota prueba de su crimen.

(variante)

(versión libertina y blasfema del famoso cuento bíblico)
 

cuando me diste artera
a morder la manzana
ni tú eras Eva presta a la lascivia
ni yo un Adán de edén tú eras la reina
-la más hermosa reina-
malvada y narcisista y yo tan sólo
la fea y masculina versión de Blancanieves

-y no necesitaste ¡dios me valga!
la ayuda de la sierpe-