viernes, 28 de noviembre de 2014

Aviso para navegantes de cloaca

Si hay algo que, en relación con el vertiginoso ascenso en intención de voto que está experimentando Podemos, pudiera agradar al bipartidismo totalitario y corrupto patrio, ese bipartidismo que hace las funciones de mamporrero de las mafias empresariales y financieras “nazionales” e “internazionales”, es la idea de que ese ascenso camino a los altares de los que se dicen de abajo pero en ningún caso de izquierdas ni de derecha, pudiese suponer el final de Izquierda Unida. En mi opinión –interesada, sí, a qué negarlo- esa idea no es más que un sueño vano, onanismo mental con muy pocas luces: la famosa bombilla -¡Eureka!- pero fundida desde un principio. Porque las moscas cojoneras, como los viejos roqueros, nunca mueren. Y aquellos que llevan toda la vida viajando a pie, tienen muchas posibilidades de poder atravesar del mismo modo desierto tras desierto, resultando agotados pero más o menos indemnes. Otra cosa son los señoritos a caballo de rancio o más reciente abolengo. Estos, si llegan a caer del jamelgo y este se les termina escapando desbocado… Mucha suerte a Podemos en su periplo, un periplo que esperemos que, de manera nítida, discurra siempre por los senderos de la izquierda. Y, a Izquierda Unida, fuerza y coraje.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

¿Eres ahora el portavoz o coordinador in pectore, en la sombra? Te doy la razón en todo