lunes, 21 de marzo de 2016

No habrá dios que se salve

Tras varias noches sin alcanzar a conciliar el sueño, agotado y confuso, se durmió unos instantes. Profundamente, pero unos instantes. "Cómo cojones habré aterrizado en un plató de televisión en el que se está grabando "Sálvame" —se preguntó, estupefacto, al despertar. Después cayó en la cuenta de que en realidad asistía a una sesión plenaria del Parlamento de Andalucía.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Tendrás que consultar en la enciclopedia de los sueños...