martes, 29 de marzo de 2016

Caza de brujas

Más de cinco siglos después, las hogueras de las vanidades siguen tristemente vigentes. Pero ya no crepita entre sus llamas supuestamente purificadoras el lujo de los pudientes. Hoy sólo, las manifestaciones socioculturales de los discrepantes. ¡Savonarola vive! ¡Qué milagro del diablo!

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Apocacaliptico pensamiento