lunes, 28 de marzo de 2016

Loa al encomiable estómago de Agustín Casado

Agustín Casado, gran
vate que en ripios descuella,
va a recitar en Marbella
unos versos de Pemán.
Y lo hará sin talismán
con que acaso mitigar
su aversión por declamar
de fascistas los pregones,
y luego ¡con dos cojones!
se irá tan pancho a cenar.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Saludos al preclaro vate que en homéricas tierras desentierra el arte sin importarle que sea de los sitiadores o defensores de Troya.