domingo, 6 de marzo de 2016

Asfixia

No ha habido ni habrá nunca jamás inercia a la que haya sido o pueda llegar a ser tan difícil torcerle el pulso, como aquella que propicia el mantenimiento del statu quo en ámbitos políticos.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

De ahí que la historia contemporánea empiece por la Revolución francesa y acabe, hasta ahora, en la primavera árabe