viernes, 19 de diciembre de 2014

Punto fijo

No se vuelve al pasado, y el porvenir no viene ni se halla a nuestro alcance. Poco más que decir; la vida es eso: una espantosa sucesión de muertes de lo nunca nacido.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

También hay ocasionales alegrías que ponen color al valle de lágrimas