sábado, 6 de diciembre de 2014

Fin de partido

Era luego del pan con aceite y azúcar. Las tardes de verano transcurrían, en aquel tosco erial en mitad de la nada, como si no existiese el tiempo.

El dueño del balón era un tirano; había que avenirse a sus caprichos, o te quedabas fuera.

Lo peor no eran los gases, tener que masticar, a la carrera, el dióxido de azufre que escupía, como una maldición, el polo químico. Era el precio a pagar por el progreso. Lo peor -no estaba el puesto nada bien valorado- era que te tocase de portero.

Avanzado el ocaso, nublando el sol muriente, llegaban los mosquitos.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

autobiográfico e interesante