jueves, 19 de junio de 2014

Al levantar la niebla

Nadie esperaba que el combinado nacional cayese eliminado a las primeras de cambio. Fue toda una catástrofe; durante los posteriores fastos de coronación del nuevo monarca, apenas unas cuantas enseñas nacionales quedaban ondeando por las calles.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Si llega a ser por la selección nadie habría dicho viva España, ni los que desfilaron ante su majestad