martes, 1 de agosto de 2017

Carta abierta al alcalde de Huelva

Alcalde Cruz:

Tras haber conocido la noticia de que el Ayuntamiento de Huelva, con los votos favorables de PP$O€C’s, ha decidido ir pagando la colosal deuda del decano del fútbol español, me dirijo a usted para que, en la medida de sus posibilidades, trate de resolver algunas dudas que me surgen al respecto. En primer lugar, y dado que, a fin de autorizar el pago de la citada deuda, se ha argumentado desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento que el Recreativo es patrimonio de todos los onubenses, y teniendo por otra parte en cuenta que quien suscribe es ciudadano de Huelva hace ya casi cinco décadas y, por lo tanto, va a contribuir vía tributos municipales a la operación citada, quisiera saber si durante las próximas temporadas podré acceder al estadio Colombino para ver los encuentros que dispute el club onubense con la sola presentación de un certificado de empadronamiento. Estoy casi convencido de que su respuesta ha de ser positiva ya que ―amén de, sin haber sido consultado al respecto, parecer estar destinado a ser uno de los “paganos” del enorme agujero que propiciaron otros― el Recreativo ―en palabras, repito, de sus compañeros de partido― es parte de mi patrimonio.

En cualquier caso ―uno ha visto ya tantas cosas sorprendentes en política―, como cabría la posibilidad de que, por decisión del consistorio que usted preside no fuese así, me creo en tal caso en el derecho de sugerir que sean habilitados los mecanismos necesarios para que, aquellos que lo deseemos, podamos descontar la parte proporcional que nos correspondería del pago de esa deuda, en el próximo recibo del IBI o de cualquier otro impuesto municipal que tengan a bien los señores concejales del Ayuntamiento de Huelva. Y si tal cosa no fuese factible, me considero en el derecho y el deber de exigir que a los 350 mil euros del pago que ahora nos ocupa, así como a los 500 mil que ya se abonaron en su día ―de otros posibles pagos futuros ya hablaríamos en su momento―, les sea descontada mi parte proporcional a objeto de dedicarla a necesidades más perentorias como podría ser atender las carencias de los seres humanos que, rodeados de ratas y escombros, malviven en el núcleo chabolista situado en las marismas de El Polvorín junto a las vías del ferrocarril Huelva-Sevilla.

Sin más por el momento, un saludo.

R.L.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Perfecto, esto es democracia participativa. A ver que contesta...