domingo, 20 de diciembre de 2015

Sabio y soberano

(basado en hechos reales)

Mujer. 62 años. Parada de larga duración. Todos los miembros de la unidad familiar en paro. Sin ningún tipo de ayudas públicas. Al borde del desahucio.

-¡Pero, mama, cómo cojones puedes ir a votar a estos puercos!
-El voto es libre, ¿no?
-¿Pero es que no te das cuenta de que estas alimañas son las principales responsables de gran parte de nuestras desgracias?
-Bueno, difícilmente podremos en el futuro estar más jodidos. A ver si en los próximos cuatro años se van a la mierda, como nosotros, unos cuantos de millones más de ciudadanos.

(o de cuando el surrealismo es superado por la cruda realidad)

1 comentario:

carlos parejo dijo...

El voto de la cautela ignorante