domingo, 4 de octubre de 2015

La “mancha” azul del Atlántico Norte

No poblarán los árboles el Ártico.
El hielo condenado
al desarraigo, finge
poner la otra mejilla.
Tan sólo está rumiando
su venganza, ese plato
que, a fin de ser nutricio,
ha de servirse frío.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

La venganza del frio Ártico será calentarnos en demasía para que le echemos de menos