martes, 28 de febrero de 2017

La oveja negra


Aquella oveja corría como las balas. Pero nunca fue dada a alardear de sus solitarias hazañas. Sólo en su último día, en aquel calabozo con ruedas que la conducía al matadero, hizo mención de las muchas ocasiones en las que, a la carrera, había escapado de los lobos.

Crónicas del Régimen (22)


Esa pedazo de mierda venenosa llamada José María Aznar

En la monarquía bananera de Esperpentaña, según datos de la última Encuesta de Población Activa, correspondiente al cuarto cuatrimestre de 2016, la tasa de paro para los menores de 25 años se situaba en el 42,9%, en tanto que para los jóvenes menores de 20 alcanzaba el 58,7%. Con semejantes cifras, ¿cómo calificar a un individuo que, desde su posición acomodada, lograda a base de hacer el caldo gordo a explotadores y ladrones de guante blanco que más tarde le han ido devolviendo los favores prestados, proclama a los cuatro vientos que hay que continuar retrasando la edad de jubilación hasta los 70? ¿Qué será lo próximo? ¿Los 75, los 80, una inyección letal o el garrote vil para liberar al sistema de la pesada carga que le supone mantener a unos ancianos que, no lo olvidemos, se lo tienen ganado por los muchos años que estuvieron cotizando para, entre otras cosas, mantener a parásitos insaciables como José María Aznar? ¿Cómo, cómo, cómo, cómo calificarlo? ¿Indeseable? ¿Sociópata? ¿Terrorista sociolaboral? ¿Cabronazo de mierda? Siempre nos quedaríamos cortos. No olvidemos que este tarado mantiene que un día se le apareció el mismísimo Dios y le dijo que estaba llamado a salvar la patria. Ni que es responsable de la muerte de centenares de miles de inocentes en Iraq. Un asesino sin escrúpulos. Un criminal nauseabundo. Un tipo de esos que hacen del mundo un lugar mucho peor con su presencia.

BONUS TRACKS

Esperpentaña es ese lupanar arrabalero donde cuatro magistrados vendidos al régimen te exoneran a sabiendas de que eres culpable y, para más recochineo si es que cabe, te permites el más inri de sacar pecho y amenazar con demandar a los que de un modo u otro critican tu absolución por todo el morro y tu cara bonita por derecho de sangre. Oh, siempre justo Belcebú, deja caer de una jodida vez el expiatorio meteorito sobre estos nauseabundos pagos de conejos.

. . . . . . . . . . . . . . . . .

Menuda (de)generación de políticos nos ha tocado en mala suerte.

. . . . . . . . . . . . . . . . .

¡Al trullo con los fiscales chupapollas!

. . . . . . . . . . . . . . . . .

gAZNApiRo

Putrefacción


Las ratas hicieron su equipaje y se marcharon. Esta noche se cumplen siete lunas. Entretanto, el gris callado que tintaba las calles de resignación y desesperanza se ha ido mudando en bullicioso rosa. Pero no es más que un espejismo. Todos sabemos que tenemos nuestros días contados.

lunes, 27 de febrero de 2017

Venganza


A mi madre le gustaba que le cantase. Copla. Una tarde -yo cantaba "Tatuaje"- me suplicó silencio, fatigada. Pocos días después, murió. Ya no hay nadie inocente en este mundo. Mañana arrancaré a bocados los pulmones a mi primer tatuador. Es un tipo majo, pero eso ya no importa. Espero que no se resista como aquella folclórica. Creo que fue la tercera. Sólo añadiría sufrimiento a su agonía.

La niebla


Las hadas de las marismas duermen acurrucadas en frías madrigueras. Durante el día aspiran los humos del progreso. Nos protegen. Bien pronto pereceran con los pulmones anegados de impotencia y azufre. Y entonces estaremos solos. Indefensos. A merced de la niebla.

Hogar, dulce hogar: los paisajes domésticos (1). La Chocolatería de Asquenet-Sur-Tannes (entre Toulouse y Burdeos) (Carlos Parejo)


La entrada de la puerta conservaba la enseña de la gavilla de trigo, distintiva de la antigua panadería, así como una sarta de campanas colgadas, que comunicaban la entrada de un cliente.

Una vez dentro, la hija había pintado las blancas paredes, para romper su monotonía, con motivos de Las Mil y Una Noches: Duendes y unicornios, princesas volando en alfombras y genios saliendo de lámparas mágicas,… El aroma se embargaba del horno donde se cocían los dulces de chocolate y sus especias. Dejaban ese deje rudo y terrenal de las Américas, el vaho caliente y resinoso del bosque tropical.

Unos agujeritos redondeados al pie de cada puerta facilitaban que los gatos circularan sin impedimentos de una a otra habitación. En cada una había velas de diferente color (rojas, naranjas, azules y amarillas) y palitos para quemar espliego, cedro y limoncillo, como si se estuviera en medio de los campos de alrededor. La luz eléctrica se encendía solamente para leer. Eran farolillos de colores que semejaban frutas luminosas. Y debajo de las almohadas había saquitos de perfume de sándalo, para endulzar los sueños.

En los pretiles de ventanas y balcones había macetas de geranios rojos, naranjas y rosas que destacaban sobre los postigos pintados de verde. Detrás se habían colocado visillos transparentes de bordados y encajes, que tamizaban la entrada de la luz y las ojeadas indiscretas de los curiosos…

PARA SABER MÁS: Harris, Joanne. Chocolat Deliciosamente sensual. Mondadori. 19998. Barcelona.

(¢) Carlos Parejo Delgado

domingo, 26 de febrero de 2017

Spam-ku (LXXXIII)


En el Parnaso
de los lectores ciegos
el tuerto es rey.

La edición poética

Poexenetas.

                           (burlesque)

La mujer del César


La mujer del César, amén de ser honrada, ha de parecerlo. Que el César sea un crápula sin tapujos y hasta con jactancia... bueno, eso ya es harina de otro costal.

sábado, 25 de febrero de 2017

Bodrio-espinela a San Cristobal


Pedro Sánchez se ha anunciado
dispuesto a dar un gran giro
a la izquierda y tal que un tiro
en la Gestora ha sentado.
Pero aun más ha preocupado
su anuncio en la DGT,
donde nadie tiene fe
en que Sánchez sepa, ¡mierda!,
cómo girar a la izquierda,
¡qué horror, quítenle el carné!

Ars gratia artis


Hola, guapis. Aquí os dejo un bostezo bastante avanzado de la inconmensurable obra artrítica que ando urd{angar}iendo estos días de cara a la pared y a la primera sedición en Ciernes (provincia de Armería) de la Feria ANARCO. Otras muchas cosas se le podrán negar, pero lo que es franqueza, os lo digo decoración, no le falta.

F F F F F
F F F F F
F F F F F
F F F F F
F F F = FVI...

y a tomar por el culo la pachanga y la caldereta.

Y, ahora, a ver quién es el gusarapo que tiene pentacornios de decir que esta opera prima lejana tan benemeritoria no vale un Potosí, osí, osí gana el Mandril. ¡CUÑAOOOOOO!

Y tenedlo siempre bien presente: de los cuernos al rabo to' es Montoro.

Spam-ku (LXXXII)

(menú del día)

Sermón ahumado.
Epopaeya burlesca.
Frases con nata.

viernes, 24 de febrero de 2017

Bodrio-espinela ecuánime


Me meo las patas abajo
siempre que oigo esa patraña
de que es igual en España
la justicia, ¡y un carajo!,
para todos, y el badajo
se me hincha a lo Urdangarín.
Porque aquí a los jueces plin
cuando delinque un pudiente,
en tanto que con la gente
llana son duros sin fin.

Crónicas del Régimen (21): Segundo especial sobre la sentencia del caso Nóos


Las monarquías, a lo largo de la historia, se han caracterizado por poseer capacidad sobrada para, mediante la prepotencia y el abuso, injuriarse a sí mismas. Y nunca han tolerado injerencias en ese terreno.

BONUS TRACKS

Me cago en los altos magistrados espaguiñoles vendidos al neonacionalcatolicismo patrio por un miserable plato de lentejas. Me cago y me recago. Pero, ¡ojo!, no lo hago porque lo merezcan sino porque, al hallarme, dada mi ignorancia en temas legales, sumido en un estado de perplejidad de muy grueso calibre debido a los privilegios procesales en mi poco acreditada opinión concedidos al Empalmado, se me ha descompuesto el bajo vientre que te cagas, y sufro un más que evidente estado de enajenación mental transitoria. ¡Estoy locooooooooo!

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Todo parece indicar que, tras su pasteleo en el caso Nóos, Pedro Horrach dejará la fiscalía y hará uso de las puertas giratorias para asentar sus prostituidas posaderas en el consejo de administración de una afamada cadena patria de supermercados.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Lo que no alcanzo a comprender es cómo a estas horas no están los mass mierda patrios echando pestes a revienta calderas acerca de Venezuela. Algo debe estar fallando en la maquinaria goebbeliana.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Loh ejpaguiñóleh sémoh asín. Que si Trump esto, que si Trump lo otro... macho, pa' una puta vez que no nos miramos el ombligo, también la cagamos.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Atomarporelculomontesquieucracia.

Bodrio-poema sensual


Tras lo del Empalmado y la (in)Justicia,
no cabe duda alguna: Esperpentaña
es una monarquía bananera.
¿Orgulloso de ser espaguiñol?
Pues cómeme el banano. Y, como postre
-ya sé que has de tildarme de marrano-,
los pelillos del ano.

jueves, 23 de febrero de 2017

Spam-ku (LXXXI)


(ni una menos)

Harta de golpes
se ha puesto en huelga de hombre;
se quiere viva.

Última hora astronómica

Científicos del Observatorio IRAM Pico Veleta, en Sierra Nevada, acaban de desvelar que en España, desde hace décadas, la luna se encuentra detenida en cuánto mangante.

El cultureta (Agsutín Casado)


No sé quién fue el sabio que definió la cultura como “aquello que nos queda después de olvidar todo lo que aprendimos en el bachillerato”. El hombre culto sabe cosas, no listas de datos y fechas. Y en todo caso sabe desenvolverse en Wikipedia.

Y es por ahí por dónde empieza a verse venir al cultureta. Desde la lista de los Reyes Godos al último premiado del Festival de Cine Conceptual de Villaconejos no hay rareza que no se sepa, nI ante la que no ponga los ojos en blanco y lo que es peor, deje pasar una sola oportunidad de hacértelo saber venga o no venga a cuento.

El cultureta, figura tóxica en cualquier ambiente cultural y cualquier sociedad, resulta afortunadamente fácil de detectar. Y para un observador avisado, digno de risión y coña marinera El cultureta viene a ser la caricatura bufa del intelectual. Su omnipresencia en cualquier evento es lo primero que lo delata. Porque, a ver, es metafísicamente imposible que te guste, que te atraiga absolutamente todo lo que pueda caber bajo esa odiosa etiqueta de “lo cultural”.

Para el cultureta en ejercicio tanto da si el asunto va de folclore maragato, de música de vihuela, de artesanía alpujarreña o de un seminario sobre el psicoanálisis. Al cultureta le es indiferente que le anuncien unos cursillos sobre los últimos hallazgos en física quántica o acerca de la manufactura del esparto. Allí lo encontrarán, allí acudirá como un solo hombre. La única condición es que aquello por lo que dice perder el culo interese a poca gente.

Que esa es otra. Si por ventura aquél a quien dice haber descubierto, sea un artista, un cineasta o un cantautor, y del que se convierte en hagiógrafo exégeta pregonando a los cuatro vientos su genialidad, llegase a acceder a una popularidad mediana, el cultureta se apresurará a descabalgarse de sus seguidores. Hasta ahí podíamos llegar, él haciendo de palmero de uno que gusta a todo el mundo.

Porque el silogismo es tal que así. Si todos aplauden ahora a fulanito -¡yo lo vi primero!-, y todos son un erial cultural, siendo así que yo soy especial y mi gusto más refinado, la nueva figura no me merece. Y desde ese momento, leña al mono. “Se ha mercantilizado”, sentenciarán ante quien les recuerde que fue él mismo quien se lo recomendó.

El cultureta habla de Kirkegaard como otros hablan de Cristiano Ronaldo, jartible. Para el cultureta todo best seller literario es una mierda pinchá’n’un’palo porque ya se sabe que lo que gusta a las masas no tiene altura. Para el cultureta cualquier película revientataquillas no vale los seis pavos de la entrada; lo suyo es el cine camboyano, y desde luego en versión original; el cine camboyano hay que degustarlo en camboyano caiga quien caiga. El cultureta debe hacer mucho zapping, porque siempre que se refiere despectivo y escandalizado al último desatino de Gran Hermano o de Sálvame lo hace con la muletilla previa de “estaba yo ayer haciendo zapping y veo a ese, al Jorge Javier no-sé-qué, enseñando el culo (pongo por caso)…” El cultureta acabará antes o después haciéndose una foto de solapa de libro, posando y pensando distante y displicente con una mano en la barbilla. El cultureta dará los codazos que sean necesarios para subírsele a la chepa a cualquier consagrado que se deje caer por su pueblo a dar una charleta o a leer el pregón de las fiestas. Y agarrándolo como si fuera a detenerlo se hará con él un selfie poniendo la misma cara que pone Blesa cuando se retrata junto al elefante que acaba de abatir. El cultureta te dará la barrila con la última instalación perecedera en ARCO y se escandalizará de que tú te escandalices y opines que aquello es una bacalá en toda regla. No hablo del atavío indumentario por no resultar del todo tópico en mi reflexión, pero también. En mi época fueron trenkas y pipa humeante. Hoy la cosa va más bien de un cierto y estudiado desaliño donde no pueden faltar la barba y el pañuelo palestino en ellos ni el flequillo abertzale y la mata de pelo sobaquero en ellas, a partir de lo cual Albert Camus y nuestro cultureta, primos hermanos.

Por desactivar la inminente acusación de culteretismo hacia mi persona, admito y asumo reconocerme en muchos de estos tics en otra época; ante confesión de parte no hay causa posible. Los años todo lo curan y puedo decir, y digo aquí y ahora, que yo fui ese gilipollas. Y afirmo que un día abdiqué de los pudores de decir urbi et orbe que no pillo ni un haiku, que a mí me gusta la pintura luminista del XIX y que ante “El Grito” de Munch ni frío ni calor. Que cuando me imprecan ojipláticos que “¡¿pero no has leído a Nietzche?!” me gusta responderles que no, pero que como tampoco Nietzche me ha leído a mí estamos a mano. Que desde ese día soy feliz.

Porque si en mi casa suena a todo decibelio Haydn, imagino que para desesperación de los vecinos, no es porque yo sea muy culto; es porque tiene una marcha que te cagas. Cuánto daño ha hecho a la ópera la convencíón social de la media etiqueta. Donzetti o Mozart suenan que flipas si los escuchas en vaqueros. Y convendría no olvidar que cualquiera de ellos no era más que el David Bisbal del s. XVIII.

Se oye machaconamente en cualquier foro lo de “luchar por la cultura”. Se oye eso y se denosta la dejadez de la oficialidad al respecto de su gestión. Del todo de acuerdo. Pero, cómodo como se hace uno a determinadas alturas de la vida, entiendo la cultura como una oportunidad de goce, de disfrute, incluso desde la osadía de su práctica, no como una cruzada ni un sacerdocio. El cultureta en cambio se autoerige en custodio de las artes, en guardián del fuego sagrado de la cultura. Viene a ser algo así como un gobierno en el exilio de la cultura usurpada.

Yo escribo versos porque me salen del alma y porque me sale de más abajo del alma, no para fomentar nada. Pinto como Dios me da a entender porque me lo paso como un enano y porque a veces engaño a alguno y le vendo un cuadro. Nada de eso me hace superior a nadie. Ni leer a los autores y los géneros que me gustan, sólo los que me gustan y me ponen, me da timbre de intelectual. De hecho con todo lo que uno ignora podría escribirse la Enciclopedia Británica.

Se ruega que si alguna vez se me escapa una de esas poses se sirvan darme un par de hostias para ponerme en mi sitio y se me pase la tontería.

(P.D.- Nunca tuve güevos de acabarme “Ulises”, ¿qué passsa?)

Texto e ilustración: Agustín Casado

miércoles, 22 de febrero de 2017

Bodrio-nocturno


"Per tutti la morte ha uno sguardo."

Cesare Pavese

No sé qué pollas hago aquí ni dónde estoy,
pero me anega de desasosiego
la oscuridad sin término que frena
mi andadura en la nieve —un simulacro—
y sepulta las huellas de mi fe a la deriva
bajo la gruesa losa de los años perdidos
en páramos sin aire ni lugar en los mapas.
Cómo anhelo escapar de las zarpas viscosas
de esta noche de yeso, hallar la luz
de un último suspiro susurrando
sus dudas al oído de un rescoldo
de pútrida esperanza.
Mas no han comparecido las estrellas
ni la luna a la cita
que nunca concertaron la seda y la crisálida,
y un coro de alimañas mitológicas
derruye con el roce de sus élitros
las quejas inaudibles del murciélago
que pugna sin aliento, a alma hecha añicos,
por desnudar los códigos que inflaman
de espinas las metáforas.
¿Cómo escapar del laberinto, es imposible,
cuando se alberga, mudo como un virus,
en la aorta agostada donde abrevaba el cántico?
En la noche otra noche
más oscura y sin sueños
aguarda agazapada a que el cautivo
de sí mismo tropiece con los ojos
de la última mirada.

Firma en favor de la Infanta del Pueblo


Chinga.org

¡Anulación ya de la sentencia condenatoria contra lsabel Pantoja, la Infanta del Pueblo! ¡Paquirrín for Fiscal General del Estado! (Igual así conseguimos que no "cante".) ¡Doña Ana, Ministra de Defensa y el Medio Campo!

Bodrio-poética sin estética

Creo que he tocado fondo. Y es jodido.
Y no es que se me importune ser mediocre
o comprender que nunca,
por mucho que me esfuerce,
sabré escribir mejor:
es algo que asumí
desde el primer momento;
jamás me he titulado escritor ni poeta
ni he aspirado a gozar el usufructo
de un modesto rincón en el Parnaso.
Lo que me tiene, amigos míos, que no cago,
después de tanto tiempo dedicado
a tratar de escribir mal a conciencia
y habiendo conseguido en ocasiones
hacerlo como el culo de un babuino,
es sospechar que ha sido
porque casual más que causal sonó la flauta
y que, por tanto, nunca
podré escribir peor.
Debería dejarlo,
pero no se me da bien la pintura
ni callarme la boca.
Así que seguiré escribiendo
mediocremente mal, sin pretensiones.

martes, 21 de febrero de 2017

Bodrio-espinela del Empalmado


El día que ingrese en prisión
—si es que ingresa— el Empalmado,
habrá que usar con cuidado
la pastilla de jabón
para no darle ocasión
de hacer honor a su mote.
Y pegar, sin disimulo,
contra la pared el culo,
que es muy diestro el chavalote,
ya se vio, dándose el lote.

Bodrio-adivinanza


Mister Hyde cuando es gobierno,
Jekyll en la oposición,
es un partido felón
que hace el rol de subalterno
del capital y su eterno
quita al pobre y da al pudiente.
Que se coloque a su frente
a esta o aquel candidato,
da lo mismo: su aparato
manda y no está con la gente.

lunes, 20 de febrero de 2017

Segundo encuentro con la poetisa Raquel Lanseros en Sevilla (Carlos Parejo)


Estimada Raquel, lo primero que mencionaste es que Sevilla es la ciudad con mayor número de poetas universales por habitante. Y uno se emociona cuando cuentas que en la ciudad de San Juan de Puerto Rico hay una barriada con nombres de las rimas y leyendas del inmortal Gustavo Adolfo Bécquer. ¡Y aquí, que casi ha pasado desapercibido su aniversario¡. Y cuando hablas de Manuel Machado y su hermano Antonio, me gustaría decirte que hay que irse hasta una glorieta recóndita del Parque de María Luisa para verlos juntos en un monumento. ¡Nadie es profeta en esta tierra y mucho menos sus poetas¡ Lo que percibe el turista son muchos monumentos a toreros famosos -e incluso a la abuela del rey -, junto a la Plaza de Toros y el río Guadalquivir. Monumentos a hombres de armas como Fernando III en la plaza del Ayuntamiento o El Cid –en los jardines del Prado-. La única excepción honrosa, créeme, son los pintores Murillo y Velázquez. Tras disculparte por el pequeño volumen de decibelios de tu voz, vas desgranando con un tono quedo pero modulado con pausas significativas y una profunda sensibilidad –la de tu volcán interior-, uno tras otro, los versos seleccionados del poemario. Y, al final, alguien te susurra: ¡Nos tenías embobaitos, como si escucháramos una nana para dormir a los niños¡ Y das una gracias escuetas y tímidas, pues sigues tan humilde como siempre. Y también, alejada de los catedráticos del Departamento de Literatura y de otros personajillos del Sanedrín de la cultura oficial sevillana. Allí, en plena Isla de Siltolá, (mira que es bonita la pajolera librería) sólo había mujeres y hombres de todas las edades con vocación de poetas y tu libro bajo el brazo, anhelantes de una breve charla contiguo y de su dedicatoria personal, tan eterna como tu poesía.

(¢) Carlos Parejo Delgado

domingo, 19 de febrero de 2017

Bodrio-poema devoto


Hoy me he hecho una promesa:
rezar, sin excepción,
cada noche a la vida.
¿Qué más da que no exista?
¿Acaso han existido
alguna vez los dioses?
Y, sin embargo, cuántos
devotos del milagro
siempre para mañana
veneran sus altares
anegados de coágulos
de miedo, orden y sangre.
Yo nací de otro barro
más sucio, de otro aliento
menos aire, más turba.
Prefiero comulgar
con la sed del torrente
violentando la piedra
antes que alzar los ojos
ciegos a la impostura
de un placebo celeste.
Mi fe no es de este mundo.

Bodrio-monologo bipolar

Algo huele a podrido en Espatraña.
¿Qué será: una mierda empapelá?
Pa' ser sólo una mierda...
hiede mucho.
Entonces... qué.
¿Será acaso una rosa?
¿Una gaviota, idiotas?
¿Un clavel, Maribel?
Nada de eso; este hedor...
¿A qué huelen las nubes?
¿Y los nabos?
¿Y el coño 'e la Bernarda?
¿España huele a pueblo,
o a nacionalcatólico de mierda
y rancia aristocracia?
Todo huele a podrido; Esperpentaña:
tres poderes distintos y un...
sólo hedor verdadero. Hoy,
más corruptos que ayer,
pero menos -tie' guasa- que mañana: es la medalla
de la santa y jodida corrupción.
¿A qué huele lo impune?
¿Y un cabeza de turco?
Espaguiñoles... Franco...
ha vuelto, guapis.

sábado, 18 de febrero de 2017

Pacheco y la justicia


Pedro Pacheco, en su día,
afirmo que la justicia
impartida en Espatraña
no era más que un cachondeo.
Y hubo a quien le pareció
como poco una pasada.
¿Pasada? Pues hoy parece
que, más que pecar por mucho,
Pacheco se quedó corto.
Porque, amén de un cachondeo,
ya se antoja irrefutable
que es una broma pesada.

Crónicas del Régimen (20): Especial sobre la sentencia del caso Nóos


Agencia ERRE QUE ERRE.

Teletipo de urgencia

Había muchos que ya la daban por muerta. Pero una fotografía enviada ayer mismo a nuestra redacción de manera anónima por un temerario fotógrafo aficionado, ha venido a demostrar que tan sólo se encuentra retenida en algún lugar desconocido. Y aquí la tienen, en la fotografía superior: la Justicia española. ¿Ánde andará?

BONUS TRACKS

Lo imposible

Desde ayer, sí que sí, los encargados de, presuntamente, impartir justicia en Esperpentaña, se merecen que les hagamos la ola.

. . . . . . . . . . . . .

Un individuo ha sido condenado por un juzgado de Salamanca a pagar una multa de 180 euracos por haber dedicado una peineta a la Virgen de Valdejimena. Es decir, a un muñeco. ¿O no? Os prometo por el futuro de las pensiones que no es coña. Es más, la fiscalía, en principio, había solicitado para el tan irreverente hereje, dos meses de prisión o seis de multa, pero al haber quedado acreditado, según dicen, que la peineta iba dirigida al cura, que es un señor de carne y huesos, en lugar de a la sagrada imagen, que supongo de madera, la condena se ha visto así reducida respecto a la petición de la muy católica, apostólica y romana fiscalía. Pero en verdad os digo, hermanos, que si la jodida peineta la hubiese perpetrado la ignara Cris, como mínimo la beatifican.

. . . . . . . . . . . . .

Lo peor no ha sido la, en cualquier caso esperada, tan nauseabunda, aberrante, cómplice y cobarde sentencia judicial de risa por no llorar que nos hemos tenido que comer con papas crudas. No, lo peor ha sido el repugnante postre que nos han servido los neonacionalcatolicistas del totalitarista bipartidismo patrio, alabando la independencia de la justicia en España, la separación de poderes y no sé qué otras supuestas virtudes de nuestra ilusoria democracia que, al igual que esta, tan sólo existen en su delirios saturados de peyote o en sus abultados estómagos agradecidos que arrastran como gusanos camino de las puertas giratorias. ¡A LA MIERDA, JODER, A LA MIERDA¡

. . . . . . . . . . . . .

Al fin he comprendido porque siempre he sido tan fan de aquellas sesudas canciones de Enrique y Ana. ¡Eran premonitorias!

Es la Infanta, es la Infanta
muy honrada y nunca manga.
Más que Infanta, es una santa,
la tangó el Urdangarín.
Es la Infanta, es la Infanta
por idiota, inmaculada,
y ha de ser exonerada
según dice un tribunal.


. . . . . . . . . . . . .

En Esperpentaña, en lugar de justicia, habría que llamarla justita.

Separación selectiva


Tres bolsas de basura.
                                        Tres poemas
sirviendo de envoltorio
a restos misceláneos de desdicha.
La salud del Parnaso nos exige
responsabilidad
y extrema precaución
en la deposición de cada pútrido
desecho de congoja.
Pero, a menudo, el cántico
sin eco está reñido
con las separaciones selectivas.

viernes, 17 de febrero de 2017

Bodrio-epigrama

Se ha puesto últimamente
muy de moda corear
que no hay pan en España
para tanto chorizo.
Es un error. Hay pan
de sobra, el pan que, a diario,
le es hurtado a la gente
a la entrada del circo.

MAFO 2


Ha dicho Luis María Linde, Gobernador del Banco de España, entrando como elefante por cacharrería en terrenos que no le corresponden y sin ruborizarse, que prolongar la edad de jubilación hasta los 67 años es una opción que, entre otras cosas, se justifica por el retraso en la entrada en el mundo laboral. Seguramente, en su visión sesgada hacia la defensa de los intereses del capital y en contra de la dignidad de los trabajadores, el tan bocazas Gobernador no contempla la posibilidad de que el retraso en la entrada en el mundo laboral sea consecuencia de que los trabajadores cada vez se jubilan más tarde. Pero es algo que se antoja de cajón. ¿O no?

Bodrio-poema en lucha


Yo sé muy pocas cosas, es verdad.
Pero me han dormido con todos los cuentos...
y sé todos los cuentos.

León Felipe

Los medios, estos días, están poniendo a caldo
a los estibadores. Según nos cuentan son
unos privilegiados que, al ganar un pastón,
no son merecedores del aval o respaldo

de otros trabajadores. Cuánto maldito heraldo
del totalitarismo, nublando la razón
del obrero, evitando cualquier nimia mención
a los sueldos de vértigo de Cristiano Ronaldo,

Ortega, Aznar, González, Alierta, Benjumea
o, por dar un ejemplo de esos embaucadores,
Ana Rosa Quintana. Ahí está la pelea:

no enfrentados, al lado de los estibadores
contra aquel que, con cuentos, nos divide y saquea.
¡Que no os cuenten más cuentos! ¡Uníos, trabajadores!

(Y, tras vencer, señores,
no olvidéis que tuvisteis, generoso, en las horas
de batalla, el apoyo de las estibadoras.)

En la fotografía: integrantes de la Asociación de Mujeres
 Estibadoras del puerto de Algeciras.

jueves, 16 de febrero de 2017

Bodrio-soneto trabajoso


He escrito y he borrado varias veces
los tres primeros versos de un soneto.
Era imposible. Un sobrehumano reto.
Aunque este puede serlo aún más con creces.

¿Creces? ¿Y ahora qué cojones? ¿Peces?
¿De agua salada o dulce? Ahí no me meto.
La cosa se complica. Este boceto
del absurdo si no de las sandeces,

que no recuerdo a cuento de qué vino,
tal vez lo que requiere es ser borrado.
Porque agregar... qué más sin desatino.

Aunque dos versos más y habré acabado.
Pero... rimar con "vino". ¿A ver si atino?
!El mosto que mamó, cómo ha costado!

Lectura poética de Raquel Lanseros en la librería La Isla de Sistolá


Jueves, 16 de febrero, a las 7 de la tarde.

Librería LA ISLA DE SISTOLÁ
(Calle San Bernardo, 24. Sevilla)

miércoles, 15 de febrero de 2017

La bodrio-canción del panga


(Por Henrique y Hanna)

Las grandes superficies patrias fueron
a Vietnam y Tailandia a mercadear.
A su regreso a España nos trajeron
un pescao mu' barato pa' yantar.
Productores autóctonos temieron
que su empresa pudiese naufragar,
y entonces, muy ladinos, difundieron
que, por contaminado pa' hartar,
el panga era un producto a descartar.

Es el panga, es el panga
un pez gato que usa tanga;
es el panga, burundanga,
ideal para fritanga;
es el panga, es el panga
un pescao que es una ganga;
y ahora el panga, tie' mandanga,
no se vende en el 'Refú.

Bodrio-poema pa' bailar


Samba lentín,
el baile brasileiro,
me río de Janeiro,
bailado al ralentí.

(Por fin creo haber conseguido parir el bodrio-poema absoluto, el más brutal, el definitivo. Con otros cuarenta o cincuenta de parecido tenor y, cómo no, con un buen padrino, estoy convencido de que alcanzaría a publicar un poemario exitoso en ventas -y hasta en la Maestranza de Sevilla.Y todo gracias al amor, como cantaba aquel.)

BONUS TRACK

DARTH VADERTÍN

(Este sí que sí)

martes, 14 de febrero de 2017

Bodrio-poema del amor consumista


For this was on seynt Volantynys day
Whan euery bryd comyth there to chese his make.(*)

Geoffrey Chaucer

San Valentín, qué mejor
signo de munificencia
para probar la solvencia
en las cosas del amor.
Por siempre será deudor
de aquel poeta el mercado,
por haber relacionado
con el amor fecha y santo:
hoy, a él gracias, prima "el cuanto
más gastaste, más prendado."

(*) "Pues esto fue en el día de san Valentín
cuando todas las aves van ahí a escoger su pareja."

Bodrio-poema nebuloso


I

Se ha borrado el semblante
que daba nombre al cántico.
Ahora la oscuridad lo inunda todo
y, en el silencio, el grito
—ese verso supremo
que brota de la raíz de la gangrena—
se abate sobre el túmulo
donde yace sin hálito el cadáver
del poema, dictando su epitafio
de piedra muda a lomos del eterno alpinista
penado a naufragar en el desierto.

II

En la piedra desnuda, aterecida,
la erosión ha eclipsado
la luz trémula y mate de las fechas
y el rango de los dioses.
Nadie vendrá a salvarnos.

III

El hedor coagulado
de la sangre, la sal
en la pupila, el labio, el sexo heridos.
Un sueño rueda agónico,
dos óbolos celestes
tatuados en sus párpados,
hacia el útero estéril de las cloacas.

lunes, 13 de febrero de 2017

Bodrio-poema pornográfico


“Estoy loco por el tenis, y lo quiero practicar
para ver si mañana soy un Santana, para triunfar.”

Florencio Torrelledó

Poetas-pelota, disfrutad
a tope cada instante
en los que, pese a ser utilizados,
forméis parte del juego.
Porque tarde o temprano
―vuestro breve minuto
de mamandurria y gloria
durará poco o menos
en función del caché
de aquellos que os manejan―
os van a reemplazar por bolas nuevas.

Gentilicios (2)


Longuinense: Natural de la capital del Reino Unido muy dado a aparentar que con él no van las cosas a fin de escurrir el bulto.

Nabolitano: Natural de la ciudad cuna de la Camorra, excelentemente dotado.

Biennamita: Durante la Segunda Guerra de Indochina, según Hollywoodciudadano vietnamita contrario al Viet Cong.

Norrrr-uego: Natural de la península escandinava, ferviente admirador de Chiquito de la Calzá.

Normando: Natural de cierta región del noroeste de Francia, que odia el zapping.

Tirolés: Natural de cierta región de Austria, que siempre va como elefante por cacharrería.

Miarmenio: Natural de cierto país caucásico, emigrado a Sevilla capitá.

Bilbaívino: Euskalduno aficionado al mollate.

Cuentos de la Calle Castilla (23): El Mercado de Abastos (Carlos Parejo)


Hace quince o veinte años el último escalafón de los puesteros correspondía a los vendedores ambulantes situados en los accesos. Esos que recogían del campo y vendían desde hierbas aromáticas, a caracoles y cabrillas, pasando por tagarninas y espárragos. De ellos sólo queda como recuerdo un vendedor autorizado de cupones de ciego.

En un segundo escalón están los pequeños puesteros de pescado, carne, recova o frutas y verduras: los “trianeros serios”. Esos que heredaron el oficio de su padre. Y, como ellos, se despiertan antes de que raye el alba para cargar en el “Merca”; desayunan a eso de las siete de la mañana allí dentro y son los primeros en abrir y los últimos en cerrar. Son gente llana, noble y sencilla que conservan fielmente clientes amigos de toda la vida. Curiosamente algunos son finos intelectuales populares, más propensos a las conversaciones filosóficas que a pasarse todo el día con un intercambio incruento de guasas sobre los equipos rivales de fútbol o de chistes fáciles y groseros, como hacen otros. Después vienen los puesteros extranjeros. Los que han montado tiendecitas de “delicadezas” al rebufo de la visita al “Mercado” por cientos de “guiris” diarios. Que si una “pastisserie”, que si un “horno de “pizzas y pastas artesanales”, que si un “taller de cocina”. Muchos puesteros se refieren a ellos despectivamente como:”el “gabacho” o el “italiano” ese al que se le ha ocurrido…” Están también los puesteros de postín, con varios locales en las entradas y esquinas principales. La zona alta de sus pulcros escaparates está amueblada con televisiones de plasma, y debajo encuentras las mercancías más brillantes y exóticas, pues exhiben desde finas hierbas y setas recién recogidas en las sierras andaluzas hasta mangos y guayabas tropicales. Algunos ejercen de nacionalistas trianeros y te hablan con la entradilla: “qué quieres mi arma”. Cuando viene un personaje trianero famoso le invitan a algún detallito y se derriten en elogios: “Hola, Doña Matilde, que bien se conserva, maestra”. Figuran en los equipos directivos de cofradías, hermandades y peñas del barrio .Y, con tan impresionante escenografía, son los entrevistados habitualmente por las televisiones nacionales y locales cuando suben los precios por Navidad o desembarcan los candidatos políticos en campaña electoral, estrechando manos y regalando lápices y bolígrafos a cambio de votos. Otra cosa es que sus mercancías se coticen al precio del patrón oro, servidumbres de su fama y su buen hacer, entienden ellos. Entre tantos bares y restaurantes nuevos como se han abiertos para turistas, jóvenes y ejecutivos, aún queda uno tan irreductible como la “aldea gala” de Asterix. Allí siguen desayunando los parroquianos de siempre. Tiene la inveterada costumbre de reservar una mesa a la “Abuela” de la calle, con el privilegio de que ésta, aunque realice una única consumición, permanezca sentada con sus amistades durante toda la mañana, para distraerse viendo la gente, en lugar de estar sola y encerrada entre las cuatro paredes de su casa, viendo la tele.

(¢) Carlos Parejo Delgado